sábado, 28 de enero de 2017

BELLEZA INESPERADA: CUANDO LA MUERTE, EL TIEMPO Y EL AMOR HABLAN AL CORAZÓN

No comas ansias, reza un viejo dicho. Así me encontraba yo en el compás de espera de este film que a través de sus trailers generó muchísima expectativa. Debo confesar que los primeros 20 minutos del film me mostraron un itinerario muy distinto a lo que me esperaba encontrar. Sin embargo soy afecto a seguir desenrendando el ovillo de lana y ver a donde me conduce. Creo que una buena película depende tanto de ese a donde vamos como del mientras tanto, o sea la narrativa del director y su uso de recursos para que el transito de la historia nos enganche.

Argumento: La película gira entorno a Howard (Will Smith), un publicista que cae en depresión tras la muerte de su hija de seis años. Este personaje se nos presenta al inicio como el de un líder entusiasta y motivado— tiene su propia agencia de publicidad junto a su mejor amigo, interpretado por Edward Norton— pero esas características desaparecen con el deceso de la menor. Nos encontramos entonces con lo que queda de él: un tipo triste y silencioso, que se pasa horas armando torres con piezas de dominó (lo que sirve como una metáfora dentro del relato), y que escribe sentidas cartas dirigidas al amor, a la muerte y al tiempo. 

La depresión de Howard termina causando consecuencias funestas en su trabajo. La falta de interacción con su cliente más importante le juega en contra, y por ello su socio, Whit (Edward Norton), junto a otros dos amigos con alto rango en la empresa (Kate Winslet y Michael Peña), deciden poner en marcha un plan que les permita dejar en evidencia la crisis que está atravesando su otrora líder, para poder demostrar su incapacidad y vender la agencia a otra empresa para salvarla del desastre finaciero. Por ello contratan a tres actores para que se hagan pasar por los destinatarios de las cartas de Howard y se contacten personalmente con él. Las reconocidas actrices británicas Keira Knightley ("Orgullo y prejuicio") y Hellen Mirren ("La Reina") interpretan al Amor y la Muerte, mientras que el estadounidense Jacob Latimore asume el rol del Tiempo.



Paralelamente a esto, Howard asiste a reuniones de grupo de autoayuda para personas que viven duelos como el suyo dejándose ver lo negado que está a reconocer y aceptar su situación. El relato nos presenta una situación personal en extremo dolorosa y en contrapartida el accionar de sus tres amigos y colegas de trabajo que agotando las instancias del diálogo y la comprensión, buscan demostrar la incapacidad real de gestión del protagonista, para evitar que la empresa termine peor de lo que está. Primer cuestionamiento: aprobar o no ese accionar de sus “amigos”. Desconcierta que lo quieran ayudar y por otra parte conspiren secretamente contra él, sin embargo, ¿qué otra alternativa les queda? Compleja situación. Cada amigo se ocupa de elaborar con cada actor el discurso con el cual se aproximarán a nuestro personaje central. Se produce entonces una narrativa en paralelo de sub-tramas que nos dejan ver el perfil de cada uno de estos tres amigos quienes terminan interactuando de modo profundo y personal con la muerte, el amor y el tiempo, los tres actores (llamémoslos así) que tendrán mucho que decir y hacer en las vidas de todos.

Mi segundo cuestionamiento era, que rayos van a hacer en la mente de este personaje estos 3 actores que por mas bien intencionados que fueran, no tienen competencias para asumir un rol tan delicado en la vida del protagonista. Poco a poco uno va percibiendo que estos 3 actores son cosa seria: aparecen de la nada, se introducen en vidas, cuestionan e impactan tanto al protagonista como sus amigos y por si fuera poco instan a cada uno al cambio. La historia se va entonces redimensionando a medida que se va decantando que no solo Howard necesita ayuda; hay delicados procesos de vida en cada uno de sus amigos que precisan acciones de cambio y sólo cuando esto se produce el panorama empieza a aclararse para todos.

Tiempo, Amor y Muerte
Cada amigo tiene un mensaje clave que recibir y animarse a implementar en su vida. No será entonces casual que el Tiempo le hable al oído a aquella mujer que sufre al luchar contra el reloj biológico porque tal vez ya no pueda concebir un hijo, o que la Muerte inste a a otro de ellos a enfrentar la dificultad de comunicar a los suyos la realidad de padecer una enfermedad terminal, o que el Amor busque solucionar la mala relación afectiva de un padre con su hija animándolo a que la busque y recomponga esa relación. Nuestro protagonista interactuará con estos tres ángeles (así los percibo): el de la muerte, el tiempo y el amor, y no sólo escuchará su mensaje sino que les expresara desde muy adentro todo lo que siente. La liberación solo empieza cuando empezamos a dejar a salir las fieras, es un principio, necesario y sanador. Vaciarnos, ayuda a poder re-empezar el camino. Howard se quiebra al poder lentamente reconocer y aceptar el doloroso suceso vivido: 3 años pasaron, con una vida a medias, apagada, sin sentido y sin embargo, poco a poco va apareciendo nuevamente una luz. 

Recuperarse y volver a vivir es el gran mensaje del film. Necesitamos de los otros, la fe de quienes amamos nos sostiene. Esa fe nos lleva a contemplar esa belleza inesperada que experimenta aquel que puede salir del abismo del abatimiento. Esa fe son hechos, decisiones, es volver a mirar el horizonte entendiendo que sí podemos seguir adelante. No se puede volver al pasado, es sano renunciar a esa intención. Pero si se puede construir un futuro sobre la base de nuestro hoy.       

He visto sobre este film todo tipo de críticas en la red. Yo salí del Cine muy satisfecho al haber espectado una producción en la que se abordaron problemas humanos de los que más pueden afectar nuestra vida emocional: la pérdida de un hijo, la frustración de malas relaciones familiares que no alcanzamos a recomponer,  el vacío afectivo que lleva a un hombre a buscar migajas de amor en relaciones pasajeras, el miedo al final y por ende el guardarse realidades por no saber cómo abordarlas, la ruptura de una relación de pareja por la muerte de la hija de ambos, el temor al reloj biológico, en fin. Creo que fue muy ambicioso entrar a este mundo emocional y generar un relato inspirador. Además del comentado guión, debo destacar la partitura del film, los simbolismos que este usa y la capacidad actoral de su elenco que permiten que espectar BELLEZA INESPERADA sea motivo de reflexión y compartir y ello para mi es sólo propio de películas que tienen algo valioso que decir.      

NOTA: Hay un factor sorpresa que no he comentado y que se produce en la fase final de desenlace del film. Lo dejo ahí. Veanla, si produce el intercambio y la reflexión, creo que su misión está cumplida.


 LA EXPERIENCIA DE WILL SMITH EN EL FILM.
Recientemente Smith contó en una entrevista televisiva que su papel en BELLEZA INESPERADA es muy personal para él, pues coincidió con el diagnóstico de cáncer terminal de su padre. "Recibí el guión cuando mi padre había sido diagnosticado...estaba haciendo toda una investigación sobre un tipo que enfrenta a la muerte justo cuando a mi papá le quedaban seis semanas...Resultó ser increíble estudiar eso en ese momento. Estudié todo lo que tiene que ver con mi personaje, quien indaga en profundidad en la cristiandad, el judaísmo, el budismo, y todo sobre Dios, para tratar de entender. Durante ese tiempo compartí con mi padre, por eso el personaje y la película son, para mí, profundamente personales", aseguró en el programa de Ellen DeGeneres. 

Fuente: Parte del relato del Argumento y este acápite final sobre Will Simth han sido extraídos de Emol.com : http://www.emol.com/noticias/Espectaculos/2016/12/19/836232/Will-Smith-sigue-explorando-los-dramas-con-Belleza-inesperada.html
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario