lunes, 26 de diciembre de 2016

POR QUÉ HABILIDADES BLANDAS: LA EXPERIENCIA EN LAMSAC

Toda experiencia de capacitación relacionada con temas conductuales, es en esencia un compartir de vida: la toma de contacto con personas interesadas en mejorar sus propias habilidades relacionales nos permite auscultarnos también y ver si lo que pautamos viene siendo aplicado en nuestra propia vida ya que ello posibilitará que la transmisión de conocimiento no sea solo teórica sino experiencial. Además, bien es cierto también que se gana autoridad cuando se vive aquello de lo que se habla; quienes participan de estos eventos conectan rápidamente si se sienten identificados con quienes nos ocupamos de este tipo de desarrollos por ello creo que la maestría del capacitador no debe manifestarse tanto en su capacidad docente sino en su forma de introducirse dentro de cada tema, es decir, el cómo comunicamos de modo dinámico y desprejuiciado cómo se vive en el lado oscuro de la orilla, cómo fue que llegamos a eso (el análisis) y de qué forma podemos salir de ahí (desarrollo de alternativas de mejora).   


Una buena capacitación implica intercambio, "feedback", un dia y vuelta que permita sintonizar con ese público con el cual interactuaremos durante un lapso determinado. Cada experiencia enriquece muchísimo porque cada persona es un mundo de experiencias y tocar estos temas blandos implica entrar en el mundo interior de cada uno; si esto no se produce, sino llegamos hasta ahí, poco sucederá en la vida de las personas y aquí de lo que se trata es de un cambio de hábitos, sea por el fortalecimiento de algunos, el deseo de eliminación de los dañinos ó el nuevo desarrollo de otros que consideramos buenos para nosotros. 

El desarrollo de habilidades blandas es una de las temáticas que más nos solicitan a mí y a miembros de mi equipo. Y este tipo de desarrollos se pueden presentar de diversas formas: como un paneo temático general como para entender su importancia, connotación y necesidad ó a través de talleres de implementación teórico-práctica en donde se trabaja en el desarrollo de nuevos hábitos de comportamiento. Evidentemente la segunda opción es la que realmente permite consolidar mejoras a nivel de nuestros equipos de trabajo. Sin embargo la primer opción es muy útil para entender la magnitud de este tema dentro del plan de desarrollo que una empresa se propone de cara a un nuevo ejercicio. Y ¿porque son tan necesarias estas habilidades blandas?  "Estas capacidades son muy valiosas porque nos ayudan a movernos en la incertidumbre y crear, ante cada nuevo acontecimiento, un repertorio de acciones que acortan la brecha entre nuestros deseos y los resultados que obtenemos. Nos permiten crear nuestras propias respuestas, ante situaciones que no están en el manual", asegura Pablo Heinig, profesor de Esade Business School - Buenos Aires y director de la consultora homónima. 

Las formas de trabajo de las empresas en nuestro tiempo, han ido adscribiéndose a nuevas tendencias como el trabajo interdisciplinario y sinérgico entre áreas, influenciados por la transformación digital que entre otras cosas esta generando una necesaria mayor flexibilidad operativa; y todo esto no hace sino reforzar más aún la importancia de que las personas cuenten con un desarrollo de “soft skills”, competencias que denotan la capacidad del profesional para relacionarse con otros (comunicación y escucha activa), desarrollar empatía, influencia y liderazgo asertivo con los otros, manejar conflictos, conocer cómo conseguir tolerancia a la presión, resiliencia, trabajo en equipo y otras habilidades que demarcan el modo de actuación de cada persona. 

En la sesión del pasado 12 de Noviembre de 2016, pudimos presentar a personal de LAMSAC (Línea Amarilla SAC), un desarrollo en el cual planteamos la necesidad e importancia del desarrollo de estas habilidades útiles también para el desempeño jefatural y de coordinación. Fue una jornada tipo taller en la cual entre dinámicas de integración, momentos de reflexión y trabajo en grupos pequeños, nos introducimos en algunas de estas habilidades: desarrollo de Inteligencia emocional, liderazgo situacional, formación de equipos de alto desempeño y comunicación efectiva. 
Cada dinámica desarrollada así como los trabajos grupales dejaron ver los talentos escondidos de los participantes, algo que suele suceder en este tipo de eventos y que genera recuerdos imborrables para los asistentes. El evento gestionado integralmente por Nuovo Profil se realizó en una de las Sedes de LAMSAC ubicada a la altura del peaje (que por cierto gestiona esta empresa) de Santa Anita. Sin duda, fue una oportunidad inmejorable para la integración, el compartir y el aprendizaje, tres elementos que estamos seguros fueron bien recibidos por este notable grupo de empleados de la citada empresa.  



jueves, 22 de diciembre de 2016

APRENDER Y REAPRENDER: EL PASO QUE NECESITAMOS DAR

Este año me deja la enorme satisfacción de haber podido intervenir en distintos procesos formativos tanto con empresas clientas a las que me toca atender, como con partners o aliados de negocio interesados en optimizar sus procesos. Esto mismos proceso se producen de modo más natural en el espectro docente en el cual también me desempeño y que es por lo general donde suele haber mayor predisposición al cambio. 

Soy testigo de cuantas personas se decidieron este 2016 que ya se termina, a dar un paso hacia el conocimiento, aunque vincularse con éste contradiga en muchos casos sus puntos de vista o perspectivas sobre determinados temas. Cuántos por ejemplo se animaron a desarrollar su Marca propia, personal o empresarial, y ojo, lo hicieron aún asumiendo riesgos y miedos, es decir, decidieron empezar a hacerlo enfocados en construirse un futuro mejor siendo ellos mismos a plenitud, algo que considero muy elogioso y motivador.

En otros espectros como el Marketing Digital, otro tema de desarrollo constante que me apasiona, fuí testigo de cuantas personas empezaron a connaturalizarse con el medio digital, siendo que era bien sabido que el segmento de mayores de 40 años hasta el pasado 2015 había tenido un lento crecimiento en esta parte del mundo. Este 2016 esa cifra varió y se notó; en las aulas fuí testigo del interés y dedicación por este tema que reitero ya no es sólo propiedad de los Milennials y la Generación Z. Cada vez mas empresas y marcas personales van descubriendo las enormes posibilidades que les ofrece la virtualidad. 
Mirando el segmento Recursos Humanos, puedo decir que muchas empresas importantes, más allá de sólo exigir a su personal que la atención sea excelente, se ocuparon de aproximarse más a ellos: nuevas tendencias relacionadas con cómo optimizar el trabajo colaborativo van marcando la pauta para nuevos formatos de capacitación. El desarrollo de competencias y habilidades jefaturales sigue siendo un tema que moviliza a las áreas de RRHH, que se hayan siempre atentas a procesos formativos que sean más que esto: que se constituyan en auténticos escenarios para que las personas desarrollen nuevos hábitos, primero de vida y luego de acción en favor de la empresa. No se puede dar lo que no se tiene: un verdadero proceso formativo debe tocar muy adentro a la persona dado que moldear su personalidad implica contar con toda la fuerza de voluntad de ésta para avanzar en dicho proceso que le generará a la postre grandes satisfacciones personales y por ende laborales. Hoy ya muchas empresas comparten este paradigma y por lo mismo invierten en procesos de formación de largo aliento; no se puede esperar que una charlita aislada genere una transformación en una conducta humana. En el mejor de los casos podría servir como motivación para animarse a algo pero sabemos bien que eso sólo no alcanza para consolidar nuevos hábitos.  

También es cierto que hoy, ya hay empresas en el medio local que se están ocupando de entrar a tratar los problemas humano personales que afectan a sus empleados. El desarrollo de jornadas de capacitación e intercambio en los cuales se abordan temas de naturaleza familiar y relacional, así como aspectos relacionados con la crianza de los hijos, la problemática social que los afecta, las dependencias, la toxicidad de algunas relaciones, la baja autoestima, la discriminación, el bullying en sus diversas formas, la inseguridad que genera miedo y sobreprotección, en fin, el entorno que afecta directamente a las personas hoy. Ocuparnos de nuestra gente es ocuparnos también de estas preocupaciones latentes en sus vidas que decididamente repercuten en su rendimiento laboral.     

Detrás de todos estas situaciones que describo percibo un despertar, un empezar a entender más y mejor a las personas y sus procesos. Ello implica un cambio de chip: un volver a mirar a nuestra gente pero en profundidad, un desaprendizaje de viejos formatos meramente utilitaristas que ya no corresponden aplicarse. El mundo cambió y sigue haciéndolo y esta realidad no es sino un signo claro de que estamos en tiempos de oportunidades para quienes quieren hacer la diferencia en sus áreas de desarrollo. Volver a aprender es además y siempre una forma de ejercitarse en la humildad, preciada virtud que siempre nos acerca a los demás, que rompe barreras, que produce nuevas relaciones entre las personas y que además nos permite acercarnos al conocimiento de lo nuevo con una voluntad abierta y bien predispuesta.    


Esta frase que posteo de Alvin Tofler la comparto al 100%. Está en cada persona la desición de quedarse sólo espectando el cambio y consecuente progreso de los otros ó animarse a más. Ir en pos del aprendizaje supone las mas de las veces ese desaprender para reaprender. Es tiempo de replanteárnoslo si aún no lo hemos hecho. Y en caso de que lo hayas hecho, comparte tu experiencia con otros, sea a través de la comunicación directa o virtual (redes sociales y comunidades). Este tipo de contenidos sí responden a intereses de un gran numero de personas y aún de instituciones que se debaten hoy entre el dar el paso o no. Créanme que hay espacio para cuanta historia de vida genuina que quiera sumarse y ser compartida. Cuestión de dar el paso.  ¡Ánimo! es tiempo de aprender. 

miércoles, 30 de noviembre de 2016

COACHING DE MARCA: UN FORMATO INNOVADOR

Puedo decir que la esperada Sesión Experiencia del programa Coaching de Marca (Brand Coaching) tuvo un debut auspicioso. Se llevó a cabo una vez más con el apoyo de la Cámara de Comercio de Lima que cedió sus instalaciones en la Sede Jesús María, la mañana del sábado 24 de Setiembre. Habíamos anunciado con mucha anticipación la realización de este evento y contábamos ya con la confirmación de todos los empresarios invitados. 

El referido proyecto fue un desarrollo conjunto en el que participaron conmigo mis colegas consultores Rafael y Jorge Marcos Martínez Campoblanco, siendo nuestro objetivo gestar un innovador formato orientado a ayudar a las personas a desarrollar un proyecto de marca propia genuino, consistente y coherente. Con ellos y otros consultores del equipo GLOBAL ACADEMY, venimos desarrollando ya diversos formatos de cursos, talleres y diplomados como el Seminario de Nuevas Tecnologías, nuevas tendencias que hemos realizado de modo itinerante para diversas entidades públicas y privadas del Peru, ó el Diplomado de Marketing Digital Estratégico que conducimos en el Centro de Capacitación de la CCL en el cual además contamos con el valioso aporte de Renzo Silva Miranda y Victor Saavedra, también expertos de nuestro staff. 

Hemos consolidado un equipo de consultores y gestores de contenidos que viene realizando un trabajo de diseño y estructuración de desarrollos temáticos de propia autoría y que asimismo se ocupan de realizar exposiciones en diversos tipos de eventos para un público empresarial, institucional y académico. Para este Coaching de Marca, se contó con un selecto grupo de participantes: emprendedores y empresarios cuyo factor en común era el interés por optimizar, redescubrir o empezar a desarrollar su marca personal o la marca de sus empresas o emprendimientos. Este tipo de coaching está orientado a dar un acompañamiento que permita que la persona inicie un proceso de autoconocimiento cuyo eje sea descubrir, reconocer y definir los cimientos que le serán base para la construcción de su propia Marca. Este proceso le permitirá contar con los elementos claves para la conceptualización de su Identidad de Marca para luego poder abordar procesos posteriores como la creación y/o auditoria de imagen de marca, la definición de su estrategia de comunicación, planificación de campañas, generación de contenidos, etc. y todos estos tópicos no serán sino instancias a las que se arribará con una solidez tal, que permitirá hacer de éste un proceso mas rico, menos complejo y mas auténtico. 


El Coaching de Marca permite ordenar nuestras ideas y prioridades, animando desde lo conceptual y lo testimonial e instando al desbloqueo, tan necesario a veces puesto que las más de las veces, muchas grandes iniciativas se traban en el camino por diversos motivos y no se llegan a implementar planes de acción que podrían haber sido nuestro diferencial frente a nuestra competencia. Ese mar de dudas que suele inundar nuestro mundo de ideas, termina en muchas ocasiones ahogando brillantes proyectos; y nuestro desarrollo se ancla así como nuestras ilusiones. Tomarnos un tiempo para pensar en nuestra Marca no es algo que hagamos todos los días, por ello vale la pena darse este espacio que puede significar una reestructuración total o parcial de proyectos en marcha que pueden re-enfocarse a partir de esa dosis de nuevo aire que se puede encontrar en experiencias como esta. 


El programa cuenta con dos formatos de presentación: la jornada de un día (8 horas) y la opción de 5 sesiones experiencia de 3 horas cada una (15 hs. en total). Tal como en la sesión reciente, este tipo de programas tienen una dinámica propia que cuenta con exposiciones, testimoniales, dinámicas, reflexiones, animaciones y desarrollo de trabajos en grupos pequeños; todo ello permitirá a cada participante llevar adelante un itinerario que le permita enfocarse en su desarrollo de Marca propia atendiendo aspectos creativos, conceptuales y conductuales que serán de seguro pista de despegue para su Marca.

En la fecha referida, al presentar este nuevo formato de evento, expliqué algo para nosotros fundamental que es nuestro reason why: nuestro equipo ha asumido un compromiso con el desarrollo de las personas que se constituyen en empresas o marcas personales dado nuestro profundo convencimiento del gran poder de transformación social que hoy sigue estando en manos de los emprendedores: ese segmento grande y vigoroso que se mantuvo siempre en pie de lucha enfrentando todas las crisis que este país tuvo que vivir en su momento y que aprendieron en la práctica a transformar ideas en negocios, a generar consumo, mercados y demanda en tiempos por demás difíciles.


Hoy que tantos mercados se saturan de lo mismo, se abren las puertas del conocimiento para que todo aquel que quiera formarse lo haga; ahora el desafío es la diferenciación, hoy no basta con ser buenos en algo, hay que estar realmente un paso más adelante. Por eso estos espacios de formación son fundamentales para generar ideas, pensamiento, estilo, innovación, networking, trabajo colaborativo, en fin, múltiples beneficios. 

Para mayor información sobre este curso que ya viene siendo solicitado por algunos centros de capacitación del interior del país, les dejo mi correo de contacto: ernesto.montellanos@globalbureau.net  

domingo, 27 de noviembre de 2016

EN QUÉ MOMENTO ME PERDÍ

Una pregunta de esas que así no mas no solemos hacernos. ¿Podrá ser posible que nos perdamos a nosotros mismos? ¿A través de qué situaciones podemos constatar o no que esto nos puede estar sucediendo?

En una Sesión de Coaching de Marca que realizamos hace unas semanas con emprendedores en la Cámara de Comercio de Lima, llegamos a esta pregunta como parte de una experiencia de búsqueda interior en la cual tratábamos de evidenciar si nuestra marca personal realmente era reflejo de lo que somos y más aún, si lo que hoy somos es aquello que soñamos, proyectamos o decidimos ser. El día a día trae sorpresas muy a menudo y no es de extrañarse que empecemos con mucho entusiasmo proyectos y terminemos arribando a “puertos desconocidos” tal vez animados por resultados económicos que se producen justo cuando más los necesitamos pero que a veces nos terminan alejando de aquello que en algún momento nos trazamos como meta en nuestra vida. ¿Es esto bueno o malo?  Cada uno debe hallar su propia respuesta; hay quienes cambiaron de rumbo y descubrieron que son más felices en lo que hacen ahora que en lo que se trazaron hace 5 ó 10 años como objetivo, capaz porque entonces se lo plantearon con cierta ignorancia aún de sí mismos y de sus reales capacidades, y ello hizo que su decisión no fuera la correcta. No todos se conocen en profundidad a sí mismos como muchas veces piensan. A veces nos tardamos en encontrar nuestro camino y mareados por circunstancias que nos apremian, tomamos uno sólo para sentirnos asidos a algo dado que así disimulamos nuestro desconcierto.   

Hay también quien al percibirse estresado, hastiado y enmarcado en un presente soso y nada motivador, echa un vistazo al pasado como queriendo descubrir en que momento fue que se salió del camino. Porque uno corría tras proyectos que lo entusiasmaban y de repente el tiempo transcurrió veloz y al mirarme un segundo resulta que yo sigo en lo mismo, capaz estancado materialmente sin poder obtener lo que hubiese deseado, ó capaz en la misma empresa pero avocado a otro tipo de negocio, otro segmento de clientes, quizás porque el éxito de lo que hago no se produjo en aquello que yo anhelaba sino que surgieron nuevas opciones y me dedique a ello tanto que desatendí totalmente todo lo otro que era mi real motivación y hasta diría que mi pasión. Y se siente uno en la encrucijada: seguir por donde voy o virar en pos de lo que siempre deseé. Cómo puedo proceder ante esta situación:

1. Detenerme, aquietarme y contemplar. Si no hago un alto, la rutina me engullirá y capaz siga dando vueltas dentro del remolino interminablemente. Es necesario parar y al hacerlo aquietarme, respirar profundo y buscar el silencio acallando esas voces interiores tiranas que latigan mi paz, esas que no cesan solas sino que precisan del ejercicio de mi voluntad para sosegarse y brindarme a mí mismo el espacio que decido tomarme. Solo así, sereno y en dominio de mí mismo podré mirar mi realidad, sin broncas, sin prisas, sin juicios de valor, sin culpas. Ojo no analizar, contemplar, es decir, mirar con simpleza para descubrir sin tanto razonamiento si soy feliz o no mas alla de problemas o dificultades que me toquen afrontar. Valdrá entonces decirse: no sé cómo llegue aquí, pero, ¿estoy bien aquí o no? ¿Puede ser esta mi tierra prometida o no? La voz de mi conciencia es la voz de Dios y en medio del ruido suele no escucharse. Solo el silencio interior permitirá este diálogo.

2. Aceptarme a mí mismo y a mi realidad. Siempre que esté pasando por un mal momento sea económico, emocional, relacional, laboral ó existencial, la tendencia será a juzgarse con demasiada severidad. Es verdad que nuestros actos nos llevan a donde estamos, pero también es cierto que hay variables externas que influyen en nuestro accionar. Y muchas de estas variables no están bajo nuestro control, no tenemos poder sobre todo lo que sucede y ya quisiéramos tenerlo. Pero cuanto más nos resistimos a la realidad, peor es. Vale más aflojarnos y despegarnos de nuestro perfil soberbio que poco aporta a la solución de nuestros conflictos. El mundo tal como es, no es sino el escenario de nuestra vida y como en el teatro, puede tocar llorar y después reir, luchar y después festejar, hablar y hacer silencio, porque todo, por disímil que sea, es parte de la misma vida. Y sino puedo aceptar esto, es porque me gobierna aún la inmadurez de creer que todo en la vida es solo una cosa, no un compendio de ellas.

3. Volver a soñar. Decidirme a volver a luchar por aquello que amo, aquello en lo que creo, aquello que me define. Si quiero volver a mirar el futuro con ilusión debo replantear mi camino y para hacerlo buscando alcanzar la felicidad es imprescindible volver a soñar, soñar despierto, enfocándome en objetivos altos; tal vez me reencuentre con las aspiraciones que se me perdieron en el camino o tal vez no. Si sucede lo primero es porque perdí mi rumbo y estoy recuperándolo; si sucede lo segundo y no me engancho con sueños del pasado sino con nuevas aspiraciones, pues ¡buenísimo también! es probable que sea eso lo que me estaba faltando y este replanteo me ponga frente a nuevos desafíos que dimensionen mi vida y me hagan sentir que ahora sí estoy donde debo estar.

Los problemas no se esfuman porque uno haga este ejercicio, sin embargo uno gana mucho al hacerlo porque nada se compara con la sensación de recuperarse a sí mismo. Y esto de verdad ocurre. Sabrás que lo estás viviendo cuando notes que estás más allá del problema, que su existencia no mella tu actitud de vida y que así como los miedos y tantas otras cosas que no podemos controlar, existen y nos influyen, ello no definirá quien eres ni condicionará tu estado de ánimo. El gozo de RECUPERARME A MI MISMO eclipsa todo lo demás. Para concluir, este sabio pensamiento de Bertrand Russell:  “Cuando un hombre sabe a donde va, el mundo entero se aparta para dejarle paso”.


lunes, 14 de noviembre de 2016

CAPACITANDO HABILIDADES BLANDAS EN PIURA

Una muy grata experiencia haber conocido la ciudad de Piura, norte peruano, gracias a una capacitación que me llevó hasta allá a fines de Setiembre de este 2016 que se va terminando. Fueron dos días enteros de capacitación para 31 directivos de diversas sucursales de la zona norte de Caja Sullana, entre funcionarios de créditos y administradores de agencia. Ellos venían realizando un ciclo de capacitación y desarrollo coordinado por NK Solution, empresa consultora experta en microfinanzas, que son quienes me contactan para esta capacitación. Se me encomendaba el desarrollo del tercer módulo formativo: GESTION DE CAPITAL HUMANO (ENTRENAMIENTO PARA GERENTES DE TIENDA). Creo que el grupo fue bastante colaborativo, un grupo maduro de directivos con mucho para dar; si bien las mujeres eran minoría, debo señalar que equiparaban esta minoría numérica con su vasto talento: un muy buen perfil de personalidad en todas ellas, realmente imposible no percatarse de su valioso aporte. También dedo recalcar que me fue muy gratificante tratar con personas de muy distintas edades y constatar que la juventud y el dinamismo no está solo en los más jóvenes. Un equipo se enriquece y mucho cuando cuenta con el talento de todos y ello solo se consigue cuando hay buena predisposición. Llevar adelante este tipo de talleres de desarrollo de habilidades blandas es siempre enriquecedor para todos, no sólo porque la comunicación efectiva, el liderazgo o el coaching grupal sean herramientas útiles de gestión, sino además porque este tipo de actividades permiten estrechar vínculos de amistad entre pares, algo de por sí muy sano y motivador para todos los que participan.







Estas breves líneas son para agradecer a todos por su buena interacción conmigo, uno  aprende muchísimo con cada una de estas experiencias. El Hotel Costa del Sol nos albergó durante ambos días en los que pude ser testigo del buen servicio que brindan en esta su sede en Piura. Agradezco también las atenciones que me dispensaron los chicos del equipo de RRHH de Caja Sullana que gentilmente me acompañaron a hacer compras y se aseguraron de que pruebe la deliciosa comida norteña. Y un gracias final para Katia del Rio Nicolini, gerenta general de NK Solution y responsable de este proyecto de capacitación en el que tuvo a bien participarme. Todas las coordinaciones logísticas impecables, la programación de fechas siempre con la debida anticipación, en fín, creo que fue un trabajo hecho a conciencia y con mucha responsabilidad. Desde aquí saludo también a mi colega Orlando Ponce Polanco, destacado capacitador y docente, quien  realizó en Lima una capacitación análoga a la que hice en Piura, ocupándose de otro grupo de directivos de la misma empresa. El trabajo en red deja grandes satisfacciones, porque formar es una vocación. 







.

lunes, 31 de octubre de 2016

MAS QUE UNA CAPACITACIÓN, TODA UNA EXPERIENCIA

Bajo este lema nos pusimos hace un año junto con mis compañeros de equipo, un desafío en común: generar un curso que fuera precisamente mas que eso; que incorporase aspectos técnicos y de aplicación práctica pero que asimismo tuviera el perfil estratégico que no encontrábamos en cursos análogos. Y que la conjunción de estos dos aspectos tuviera ademas un plus que permitiera que los participantes perciban que están siendo parte de una experiencia formativa especial, plena de recursos digitales pero asimismo muy enfocada en potenciar su desarrollo personal y su visión profesional. 

El espectro digital está hoy en pleno auge y el énfasis en la mayoría de cursos y diplomados de Marketing Digital está en el manejo de herramientas digitales, lo que consideramos ciertamente atrapante (por el potencial de las mismas), ademas de extremadamente útil. Sin embargo, por nuestro trabajo diario, somos testigos de lo que sucede cuando se soslaya el aspecto estratégico y se encaran proyectos carentes de una bien definida planificación estratégica, rica en prospectiva, dinámica y dotada de objetivos claros y escalonados. Por ello nuestro énfasis en este aspecto, lo que implica entender primero  la naturaleza de la comunicación digital para poder conectar marcas y públicos y así poder diseñar campañas dotadas de contenido creativo tanto en forma como en fondo. Un proceso así implica repensar el Marketing considerando que la dinámica actual de las comunicaciones demanda una preparación que vaya mas allá de las estructuras conceptuales convencionales puesto que la oferta de productos y servicios en medios digitales crece exponencialmente día a día y empiezan a agotarse algunos formatos, colapsan las recetas, los públicos migran de destinos siempre en búsqueda de algo mejor, que llene mas sus expectativas y que los satisfaga plenamente; y si las marcas carecen de visión estratégica y conocimiento del mercado así como de planes de contenidos plenos de cursos alternativos de acción, verán esfumarse grandes oportunidades de despegue pese a contar con talento humano competente en manejo de herramientas digitales.


Fue así que junto con Rafael Martinez Campoblanco, Jorge Marcos Martinez Campoblanco y Renzo Silva Miranda, expertos profesionales y amigos, empezamos a desarrollar un pensum que aborde el Marketing Digital pero con esta perspectiva estratégica que citaba. Partimos de una premisa fundamental: abordar medios digitales para hacer Marketing implica ser digitales, es decir entender y vivir conceptos como el de comunidad de marca, engagement, trabajo colaborativo, blogging, enseñanza on line, creatividad 360°, etc. por ello este diplomado contó con diversos momentos sorpresa en donde tuvimos de todo: investigación, producción de contenidos, storytelling, impro, ejercicios de medición digital, psicologia del consumidor, técnicas de escritura para blogging, videomarketing, inteligencia emocional, trabajo en equipo y, entre otras cosas, un sistema de evaluación final bastante riguroso que permitió abordar a cada alumno de modo integral contemplando sus enormes y variados potenciales. Un lujo para mí haber compartido este desarrollo con tan notables profesionales.

Los verdaderos protagonistas de esta experiencia sin duda fueron nuestros alumnos. Fue muy congratulante que la gran mayoría de los que empezaron (85%), concluyeran este Diplomado con nosotros. Y es que esta primera promoción fue muy especial. Debo decir que hubo proactividad y mucha intervención lo que permitió que cada clase fuese muy dinámica y participativa. Me dio gran satisfacción verlos explorando su lado creativo cuando tocó conmigo la producción de contenidos. Sin duda se lucieron en sus trabajos grupales. Hubo un 20, nota máxima, muy merecida por cierto por arriesgarse a darle forma a su idea creativa con la justa dosis de humor y encanto. Vi mucho esmero en cada uno, elemento motivador para quienes ejercemos la docencia con pasión. Hasta el último día vi crecimiento, ninguno acepto rezagarse y por eso las exposiciones del trabajo final fueron auténticamente un deleite, algo digno de elogio. Y es que a lo largo de las 120 horas del Diplomado se llevaron adelante muchos trabajos grupales buscando desarrollar también una habilidad blanda no siempre sencilla de implementar: el trabajo en equipo, lo que sé que fué también un desafío. Pude constatar que esta experiencia fue de ayuda para que muchos se conozcan más y mejor a si mismos lo que de seguro permite luego poder mirar al resto con otros ojos, entendiendo que articular como un cuerpo es todo un aprendizaje, en donde mucho de lo que hacemos depende de cuánto realmente entendemos los principios del trabajo colaborativo, ejes del emprendimiento digital. 

Debo reconocer también a todo el equipo del Centro de Capacitación de la Cámara de Comercio de Lima dirigido por Carlos Torres, quienes permanentemente monitorearon nuestra actividad y nos brindaron todas las facilidades para las actividades que se realizaron: los cambios de aula, las atenciones en cada break, los materiales de trabajo y equipos en sala, el uso alterno de la sala de maquinas y el aula de clase, todo fue de primera. 
Durante el Diplomado contamos además con el valioso aporte de profesionales amigos que fueron invitados a las clases para compartir sus conceptos y experiencias. Es una buena oportunidad para citar a Victor Saavedra, Gian Carlo Diaz Prado (policía chévere), Robert Sanchez así como a los amigos y colegas de las agencias Criollos Group y LACREO. Todos sumaron y mucho en la formación de nuestros alumnos como también en ese vivir la experiencia que deseábamos compartir con cada uno de ellos. 

Este gracias final es para todos, porque juntos pudimos vivir la experiencia de aprender y ademas sembrar una amistad que de seguro será duradera. 

Y como recordar es volver a vivir, aquí dejo algunas imágenes que nos deja esta primera promoción.

ALBUM DE FOTOS DIPLOMADO GRUPO 1


PD.

Estamos ya en pleno desarrollo de nuevas ediciones de este Diplomado en la Sede central de la CCL: Grupo 2 (Sábados de 9:00 -13:00 hs.) y Grupo 3 (martes y jueves de 19:00 - 22:00 hs.) y esperamos próximamente empezar con un nuevo grupo en la Sede Lima Norte de la CCL. 

martes, 27 de septiembre de 2016

ROMPIENDO MITOS QUE LIMITAN EL DESARROLLO DE MI MARCA

Cada vez me convenzo más de lo importante que es realizar un proceso de introspección cuando tomamos la decisión de estructurar formalmente nuestra Marca sea personal o corporativa. Y no cualquier proceso, sino uno que permita conectar mi vocación de gestor de Marca con aquello de mí que me define y que decido que sea el eje de mi proyecto de branding. Precisamente enfocados en esto, desarrollamos, junto con el equipo de profesionales que me acompaña, el programa Coaching de Marca que recientemente tuvo una primera Sesión-Experiencia con 20 empresarios emprendedores interesados en este tipo de temáticas. Considero elogioso que este entusiasta grupo haya decidido tomarse un tiempo para mirar adentro de cada uno, de modo serio y concienzudo, entendiendo que la cuna de nuestra Marca está en nosotros mismos y que hay muchas respuestas que podremos encontrar sólo ahí. Suele pasar en este tipo de procesos que tropezamos con ciertos obstáculos que dificultan ese transitar contemplativo, ello nos debe llevar a caer en la cuenta de lo fuertemente asidos que estamos a creencias de diversa índole que de hecho ejercen gran influencia en nuestras conductas. Lo nocivo es que muchas de estas creencias no son sino mitos que nos condicionan y que conviene detectar y desechar para darle vuelo a nuestra marca personal. A continuación cito 3 mitos que no hacen sino limitar nuestras proyecciones, condicionar nuestra fe en nosotros mismos, equivocar la estrategia de posicionamiento y cerrarnos a nuevos enfoques:

MITO 1: “NO SE PUEDE TENER TODO EN LA VIDA, CONFÓRMATE CON EL EXITO QUE YA ALCANZASTE EN ALGO, BASTANTE CON ESO”.

Suelo escuchar a gente que dice:  “a mí en los negocios me va bien pero en el amor fatal”.....“no tengo ni tendré suerte en los negocios pero no importa porque lo más importante para mí es mi familia y con ellos no podría irme mejor”…."he conseguido éxito en mi negocio pero en mi casa todo esta de cabeza y la verdad ni quiero ponerme a pensar en eso"...... ¿Nos resultan familiares estas expresiones? Las re-leo y entiendo entonces que debo aceptar que, como la perfección no existe, como no se puede tener "todo" en la vida, debo entonces de conformarme con lo bueno que conseguí, puesto que hay quienes ni eso consiguen no?, entonces quedémonos aquí gozando de esto tan bueno. Lo otro dejémoslo ahí. Ya hicimos nuestra parte. Esto quiere decir que mi máxima aspiración en la vida es lograr alcanzar “un pedazo de vida”….no??? Porque según este postulado hay que resignarse con aquello que “no es tan importante” y poner los ojos sólo en aquello en lo que tenemos mayor “éxito”. ¿Sera esto realmente asi? O no será otra forma de resignarnos a no poder realizar aquello que mas nos cuesta, precisamente por eso, porque nos cuesta. Siendo crudos en nuestro análisis, podemos afirmar que el ser humano tiende a creer lo que quiere creer, ¿y esto por qué? Tal vez porque de esta forma vivimos más cómodos: tener a mano una respuesta fácil que no nos desafíe ni cuestione nos mantiene en zona de confort, ahí donde no tenemos necesidad de exigirnos mas de la cuenta. 

Tuve hace no mucho tiempo ocasión de acompañar a un gerente durante 12 horas contínuas como parte de mi labor de coach ejecutivo, un día intenso cuya mañana transcurrió de reunión en reunión, luego almuerzo con clientes y evento vespertino en donde prosiguieron las reuniones entre disertaciones y negociaciones, hasta finalmente retornar a su empresa a atender pendientes y firmar documentos. Finalmente salimos rumbo a su hogar llegando casi a las 21:00 hs. para cenar con su familia que nos esperaba. El tipo mantenía la vitalidad como para proseguir en la cena hablando de todo lo vivido en el día de trabajo, claro él se dice muy comunicativo y por ello su deseo de ilustrar a su familia. Pero casi que los demás no hablaban. Y debo decir que durante el día fui testigo de varios intentos fallidos de sus hijos (tiene 3 pequeños de 7, 9 y 11 años) que trataron de ubicarlo vía medios sociales digitales y por llamadas telefónicas, pero en el mejor de los casos apenas si les dispensó un minuto. Una de las cosas que él arguye al abordar este tema, es que dedica a sus hijos su fin de semana dado lo recargada de su agenda de actividades; además ellos tienen a su madre, no les falta nada, “ya quisiera yo haber tenido a esa edad, lo que ellos tienen ahora……” ¿Y saben cuál era en este coaching la razón de ser del acompañamiento? explorar este concepto: No he nacido para ser familiero, pa eso no soy bueno

Por lo auscultado hasta aquí, me reafirmo en decir nuevamente que esta frase no es mas que un mito. Nos aferramos con facilidad a este tipo de expresiones para evitar ocuparnos de aquello que nos desagrada. Sincerémonos: sí, es verdad que hacemos mejor aquello en lo que sentimos que somos más nosotros, eso es naturalmente correcto. Pero, convengamos también que el ejercicio de nuestras mejores destrezas no alcanza para hacernos felices. La acumulación de talento no es el reaseguro de la felicidad. Mientras que no seamos a pleno NOSOTROS, nos seguirá negada la felicidad de vivir. Si hay algo que realmente plenifica al ser humano, ello es sin duda el amor. Y nuestros afectos influyen decididamente en nuestra forma de conducirnos. Insisto con esto: no basta con sentirnos bien haciendo sólo lo que nos sale mejor. ¿Acaso lo que les sucede a quienes nosotros decimos amar no nos importa? si así fuera, ¿de qué amor estaríamos hablando? Por ello no nos podemos conformar con sólo un área bien desarrollada en nuestra vida sino que vamos por más, porque si pudimos vencernos y lograr el éxito en un aspecto, podemos hacerlo en las otras áreas también, y no porque seamos muy afines al tema sino porque creemos en nosotros, sabemos de lo que somos capaces y además amamos a quienes están de por medio y ese binomio fe- amor, es el motor más poderoso de todos, aquel del cual dan testimonio las grandes personalidades de la historia que cambiaron el mundo con su impronta. 

Damos lo que somos. Y somos lo que vivimos, no lo que suponemos o nos gustaría, somos lo que hacemos. Tenemos una vida, no varias. Y esta vida no es un rejunte de sub-vidas (casa- trabajo-amor- etc.). La vida es una sola. La búsqueda de la felicidad es una inclinación natural de todo ser humano y es posible de alcanzar en tanto nos ocupemos de alinear todas nuestras variables existenciales. Ocuparnos solo de una variable siempre será insuficiente, nos quedaría como un aguijón de abeja clavado en la piel con este venenoso cuestionamiento: “¿Y si yo me hubiese ocupado en serio también de eso otro que antes no quise tratar?”

MITO 2: “SOY FELIZ CON LO LO QUE HAGO HOY. CONSEGUÍ TENER LO QUE QUIERO Y NO QUIERO COMPLICARME MIRANDO MIS "CÓMO'S" DEL PASADO. NO SIRVE DETENERSE A MIRAR ATRAS. PUNTO, HISTORIA CERRADA“

Me interesa compartir con ustedes un extracto de la película “The Kid” (“Mi encuentro conmigo mismo”).  Es la historia de Russ Duritz (Bruce Willis),  exitoso asesor de imagen que está por alcanzar los 40 años y pese a que lo tiene todo en el aspecto económico, tiene una vida desarticulada y con un enorme vacío que le impide relacionarse adecuadamente con quienes le rodean. Russ es un hombre prepotente, poseedor de un ácido sentido del humor que suele incomodar al resto. Un día encuentra en el interior de su casa a un pequeño niño de 8 años de nombre Rusty (Spencer Breslin). Poco a poco va descubriendo que el pequeño es en realidad él mismo cuando tenía esa edad, lo que origina varios episodios de ansiedad en su yo adulto. Rusty es un niño feliz a pesar de su gordura y de ser considerado como un perdedor, imagen que Russ detestó desde siempre y que lo llevó a convertirse en lo que es en la actualidad. (Nota de Wikipedia sobre el Film)


La imagen final de este estracto muestra al protagonista perplejo y cuestionado: ¿valdrá la pena todo lo que hice hasta hoy por ser la Marca que soy?  ¿Soy quien me propuse ser? Me esforcé muchísimo por llegar hasta donde estoy... y entonces… todo mi éxito qué? ¿no sirve? 

Suele pasar que en medio del largo caminar de la vida, perdemos algo de nosotros... algo se nos queda por ahí, en la ruta… Pero seguimos en carrera porque esta vida no perdona retrasos innecesarios; aprendimos a vivir prescindiendo de cosas que dejamos tal vez pensando que hacíamos lo correcto; quizás alguien nos sugirió que lo hiciéramos o pasaron cosas que nos afectaron y creímos conveniente hacerlo. Felizmente en el camino tenemos siempre la opción de recomponernos haciendo un alto para revisar el mapa, revisar motor y ver cómo anda mi vehículo; siempre es buen momento para detenernos y entrar en esa estación de servicio oportunamente ubicada en la carretera en donde podemos aprovisionarnos de eso que nos falta. Puede que no creamos útil el detenernos a mirar analíticamente nuestro pasado y nuestro futuro, lo cierto es que las más de las veces estos procesos se dan de una u otra forma, por ello conviene tomar el timón de la propia vida y decidir uno y no dejar que las circunstancias decidan por nosotros.    
  
MITO 3: “MI MARCA DEBE PARECER MAS DE LO QUE ES PARA ASÍ LOGRAR IMPACTAR, SINO CÓMO”.

Hoy el conocimiento está más que nunca al alcance de toda la gente, los medios on line han democratizado las comunicaciones permitiendo que en cuestión de instantes sepamos qué está pasando al otro lado del mundo, en tiempo real y prácticamente a costo cero. 


Y con el tema de las marcas se ha dado un vuelco mayúsculo, dado que la mejor forma de saber más de una marca no es tanto bucear en Internet para ver qué dice esta marca de sí misma, sino buscar qué opina el resto de personas de esta marca. Y he aquí el verdadero desafío: si mi marca es percibida por el gran público como una marca que miente, incumple ó esta desactualizada, pues no hay forma de defenderla. El “parecer” nunca estuvo más en crisis que en estos tiempos. Las personas, usuarios o no de una marca, interactúan en línea, agregan información, difunden puntos de vista, propugnan iniciativas y generan tendencias.

Ya no sirve exagerar ni pretender agrandar nuestro mensaje intentando mostrarnos como lo que no somos. Hoy más que nunca, siento que una palabra que oí hace mucho, cobra vigencia: “La verdad os hará libres”. Tu marca debe reflejar la verdad de lo que eres. Una imagen de marca distorsionada, falsa y poco relevante no generará ni impacto ni recordación futura. La reputación on line, esa que se construye con el boca a boca en redes, es clave. “La boca habla de lo que hay en el corazón”. Toda promesa de tu marca debe ser cumplida de lo contrario en muy poco tiempo esta puede arruinarse. Es el tiempo de la relevancia de Marca en donde fidelizas con lo que eres, comunicando adecuadamente cómo haces las cosas y fundamentalmente por qué haces lo que haces. Autenticidad, pasión, vocación de servicio y perfil relevante son algunos de los atributos que mayormente la gente busca en las marcas.

He constatado que de mayor o menor forma, estos Mitos se tornan en realidades en marcas personales y aún corporativas. Es mas, tienen un disfraz lógico que se hace carne rápidamente en nosotros. Atentos a esto, no nos dejemos seducir por lo que parece. Rompamos con estos mitos, es indispensable si queremos que nuestra Marca pueda volar.   

sábado, 10 de septiembre de 2016

PRESOS DEL TEMOR (Parte I)

Cuantas oportunidades se esfuman de nuestras manos por esos temores que asoman la cabeza en el momento de las decisiones. Y no es que queramos o busquemos ser temerosos, de hecho, creo que a nadie le gusta que lo tilden de miedoso, sin embargo, si hacemos memoria tal vez podamos encontrar en nuestro pasado momentos en que perdimos batallas a veces antes de haber saltado a la cancha, sea por pesimismo, desconfianza, dudas, falta de fe, “exceso de realismo” o como lo queramos llamar. En el fondo, temor a secas.

Una vez escuchando una enseñanza sobre este tema, capté una frase que respondió a mis inquietudes: “no se trata de no hacer las cosas porque se dice que se tiene miedo; se trata de hacerlas igual con todo y miedo, es la única manera de realmente desarrollar la virtud contraria”. Y es muy cierto porque una de los efectos directos del miedo es que nos paraliza, es lo primero que uno experimenta (segundos antes de salir corriendo en dirección contraria). Y en ese momento de para, por un segundo percibimos ese frío aterrador intuyendo que sucederá algo que no deseamos, o tal vez experimentamos el sinsabor de la duda, o el pesar por arrepentirnos de algo que íbamos a hacer y que ya no haremos. ¿Cuesta tanto creer en nosotros mismos? ¿Vale la pena arriesgar por hacer aquello en lo que uno CREE?

Nuestra conciencia está siempre dispuesta a auxiliarnos, asumimos que ella no nos puede mentir; sin embargo, he aquí una de las razones de la peligrosidad de esa supremacía que nuestros miedos pueden llegar a conseguir: mi conciencia puede realmente creerle a mi miedo y aceptar que pues sí, soy un perdedor, valgo poco, no vale la pena creer en mí, no tiene valor arriesgarme por defender aquello en lo que creo, para qué?. Y el citado temor crece, se siente, se huele, nos invade, se apodera de nuestras respuestas, de nuestros comentarios, de nuestros sentidos, terminamos siendo y transmitiendo ese miedo. Pero la buena noticia es que mi conciencia puede cambiar de parecer.

Cuando niño, a los 8 o 9 años, viví una etapa así. Vivía preso del temor a las alturas. Acrofobia me dijeron que se llamaba el problema. Vivía entonces con mi familia en un segundo piso en un agrupamiento habitacional y al mirar la escalera de la torre que conducía al piso tres de la misma no me animaba a subir. Solo subía hasta el segundo piso que era en donde estaba mi hogar. Desarrolle un pánico terrible a la sola idea de subir más alto. No podría por ello ir a jugar a la casa de amigos que vivían en el tercer piso, no asistía a esos cumpleaños, simplemente porque no subía. Esa situación era extrañísima para mi familia, sobre todo porque varios años atrás, siendo yo muy pequeño, había vivido con ellos en esa misma zona y en un departamento en un piso 3…??? Por qué entonces ahora esta situación tan bochornosa. Ya se imaginan, mis pares se burlaban, me señalaban y empezaban a identificarme no por mi nombre sino por esta conducta: “el chico que no puede subir al tercer piso”.

Mucho me conversaron mis padres y mis abuelos sobre el tema y eso fue muy bueno ya que pude llegar a identificar cuando nació ese temor. Ello fue al espectar en la TV un suceso que me shokeó: un entonces conocido animador que promocionaba un nuevo programa suyo de concursos, payaseando se trepó a la baranda del piso en el que estaba dando entrevistas a medios, y al comenzar a caminar por dicha baranda, al tercer paso resbala y cae, llega a agarrarse de la baranda, pero la fuerza de la caída lo impulsa a caer por fuera del edificio. Fue muy impactante, considérese que fue una transmisión de un accidente en vivo. No murió, pero tuvo serios daños. El programa se suspendió. Y ahí algo en mí se dañó. Esa baranda parecía la de mi colegio, ese tipo pude ser yo, esa caída pudo pasarme a mí. Ese daño pudo ser mío. Ese lugar no es para mí. Mi conciencia me protege, es verdad. Me cuida, pero haciéndolo de esta forma me resta vida, libertad, autonomía y me genera rechazo, señalamiento, burla…. Entonces comienza la lucha interior esa que todos experimentamos cuando estamos entre lo que creo que puedo hacer y lo que no hago por mil motivos buenos o al menos lícitos.

Recuerdo la vez que me cargaron entre varios chicos y trataron de subirme a la fuerza por las escalinatas del block: lloré y grité porque me resistí a esa acción. Hasta que una tarde, solo, hasta el punto de que ni gente había en la calle, me senté a contemplar esa escalinata y me decidí a ver hasta dónde podía subir. No pensé en llegar a la cima, solo pensé en ir subiendo poco a poco, y empecé a hacerlo, miraba a los laterales, divisaba las demás viviendas, experimentaba cierto vértigo, pero me hablaba a mí mismo dándome calma y ánimo, subía y bajaba, y luego de nuevo, subía un poco más y bajaba, pisaba fuerte cada escalón, quería experimentar que ese lugar era seguro, quería sentirlo. En ese tipo de Block (edificio) el tercer piso es en realidad un cuarto piso, ya que los departamentos del segundo piso son dúplex, entonces este subir al tercer piso, era en realidad ascender del segundo al cuarto piso en una escalinata abierta que tiene una base central alrededor de la cual está la escalera propiamente dicha y dicho recorrido implica dar unas cuantas vueltas en ese ascenso. Uno va subiendo y la vista mejora, se siente la brisa, todo se ve más pequeño. No sé bien cómo pero cada vez estaba más cerca de llegar al fin del camino. Hasta que llegué al tercer piso y toqué la puerta de la casa de un amigo. Cuando él me vio asombrado grito “¡Papá, Tito subió al tercer piso!” – acto seguido sonrió y se acercó y cuando estreché su mano sentí un alivio único, algo había conseguido esa tarde. Miré desde lo alto el panorama, ese que me estaba negando a mí mismo y entonces una vocecita me susurró: ¿cómo que no se puede?. Mi conciencia estaba ahí, ella entendió y tuvo que asentir. En adelante ese temor fue historia. Y recordando ese instante especial reafirmo lo dicho al principio: no se trata de experimentar la valentía para luego dominar el temor, es al revés señores: es hacer lo que se tiene que hacer con todo y miedos. Si debo correr y mi miedo me quiere paralizar, pues correré con mi miedo también, lo subo a mis hombros y aunque pese mucho, pues que venga también conmigo, correremos igual porque no voy a dejar de hacer lo que debo.

Mucha gente que me conoce hablando en público y animando siempre a los demás cree que uno es ajeno a cosas como esta que narro, pero como ven, la realidad es la realidad. Y mis temores siempre me han ayudado a verme con veracidad, tal como soy. Cada uno sabe que temor lo asola, lo acecha y por momentos incluso, lo domina. Por eso cuando ví el video clip que posteo a continuación, de la cantante Ingrid Michaelson, sentí que yo era una de esas personas que con miedo y todo, podían animarse a hacer eso que los atemoriza. Los invito a hacerlo…bueno primero, los invito a ver el video, a mi me encanta. Me es muy aleccionador verlo cada tanto así uno no se olvida de dónde viene. Elogio y mucho a las personas con voz pública como esta artista, que se animan a hacer uso de una plataforma tan poderosa como la audiovisual con el fin de dar un mensaje trascendente que va más allá de la sola intención de vender su arte. Es gente que también va superando miedos, como tú, como yo. 


 

jueves, 25 de agosto de 2016

CÓMO DEBE SER MI MARCA PARA QUE LOGRE EL IMPACTO QUE BUSCO




Dialogando con empresarios en eventos a los que asisto con regularidad, me encuentro continuamente con la pregunta: “¿es que acaso hay una fórmula profesional para crear y presentar una marca?; ¿una receta imbatible que me asegure el éxito, de tal modo que cumpliendo con todo lo indicado logre si o si el posicionamiento que deseo?”. El tema se presta para multiplicidad de interrogantes y de diversa índole: por una parte, las que cité y que connotan la búsqueda de la fórmula perfecta; de otra parte sin embargo surgen testimonios de quienes le restan importancia al asunto dado que piensan que sólo enfocarse en su producto y/o servicio y asegurar la calidad de él,  alcanza. Escucho comentarios con todo este condimento: “siento que mi marca no me representa"  – "creamos esa marca porque no se nos ocurrió nada mejor que usar nuestras iniciales" – "empezamos la empresa y acordamos después ocuparnos de eso de la marca, total lo que importa es lo que uno haga con ella" – "no necesito invertir tiempo en absurdos como la misión / visión que nadie lee en la web" – "necesito un logo pero ya, porque preciso imprimir materiales y no tengo marca" – "no entiendo cómo hay gente que dice que sabe de esto, y no conoce mi marca, y encima trabaja con mi competencia que está a años luz atrás de nosotros" – "no entiendo como otros con menos talento y profesionalismo que nosotros logran más clientela que nosotros”.

Vamos por partes: imaginemos a un niño que a los 10 años es interpelado por otros que le preguntan ¿cómo te llamas? Y él tuviera que responderles: “No tengo nombre”…!!! ¿Y por que? “Bueno es que eso no es tan importante; lo importante es lo que uno haga”. El nombre de una Marca es importante per se. Todo lo existente tiene un nombre, si no le ponemos nombre a algo denotamos mas que desinterés aunque creamos lo contrario. Respondemos a un nombre, somos identificados por un nombre, queridos o rechazados por un nombre. Porque este representa mas que la sonoridad de su pronunciación. Detrás de un nombre hay una identidad y este concepto abarca todo lo que somos: perfil, estilo, principios, gustos, hábitos, valores, etc. Una Marca es en principio eso, un nombre, una palabra, un conjunto de signos que en efecto representan una identidad. 

  
El concepto de Marca es también una construcción en donde podemos y debemos intervenir para potenciar su mensaje para llegar a constituir aquello que se visualizará de ella: la imagen de Marca. Llegamos entonces a una instancia en que se decanta que una Marca es más que sólo un nombre, su naturaleza está orientada a despertar atracción en otros dado que cuenta con una intrínseco y obvia misión que le es innata: debe instar a la acción de compra, debe motivar el deseo de optar por ella, aun frente a otros similares, es decir una marca debe generar preferencia. Entonces llegamos a concluir que una Marca es tal si “significa” (factor que indica que responde a una entidad propia); si genera preferencia (su naturaleza bien definida y estructurada la hace opción relevante), si conecta con un público al dar respuesta a una necesidad y si vende, pues es parte de su naturaleza impactar mercados y generar negocios. El Naming es un proceso en el que los expertos en temas de Marca ayudamos encontrar esta definición de nombre que creo se va entendiendo que es fundamental y no accesoria.

Siguiendo con la línea de preguntas antes citadas, es evidente que llegar a la creación de una marca implica más que elegir un nombre: la marca debe y puede expresar mas. Aquello de que "mi marca no me representa", es un decir muy común; pero cómo nos va a representar algo si no hemos hecho con nuestros socios el sencillo ejercicio de mirar hacia adentro y dilucidar que es, de cada uno de nosotros, aquello que desearíamos legarle a nuestra marca corporativa. Muchos empiezan de afuera hacia adentro: queriendo primero crear un logo ó una imagen referencial y luego terminan esclavos de esa creación que por muy hermosa que sea, puede no representarlos en lo más mínimo. El orden natural indica que primero es el ser y luego el hacer. Primero nazco, luego camino, primero la ropa interior luego lo que va encima. Primero defino qué es mi Marca, luego cómo es y esto implica qué beneficio busca generar. Entonces veo cómo la visto (imagen). El concepto inicial, ese que define mi Marca, es fundamental, incluso es por esto que muchas marcas llegan primero al slogan antes que al mismo nombre.

Creo también importante resaltar que el Branding no es sólo un proceso creativo que concluye con la creación de un isologotipo, una línea cromática y una guía de identidad corporativa. Esto es muy valioso, pero sólo concierne a la creación de una Imagen de Marca; sin embargo el Branding es entendido hoy como un proceso que implica mucho más, va desde cómo responde tu personal los correos, cómo atiende el teléfono, cómo están presentados los textos de tu web, la presentación de tu infraestructura, el olor del lugar, hasta la forma como tratas a las personas, en fin, todo aquello que percibe tanto tu público objetivo como el resto de gente del entorno, potenciales clientes de tu empresa. Son muchas las empresas que cuentan con una gran producción de imagen de Marca pero desilusionan a sus usuarios cuando son incapaces de resolver los problemas mas basicos: no escuchan, no responden consultas, desatienden sus redes sociales, etc. y terminan siendo para ellos sólo maniquís hermosamente decorados pero vacíos de real contenido. El Branding implica una conducta de Marca que irá desarrollándose en el tiempo, puesto que hay que aprender a sostener nuestros valores en la práctica, es decir, vivir lo que se predica; así entonces, se dará luego el efecto contagio que hará que más personas se sumen a nuestra Marca generándose fenómenos como el de los Brand Advocate ó los influenciadores y embajadores de marca que no son sino seguidores ó fans de la misma, que comparten nuestros valores y se animan voluntariamente a ser promotores de ésta. Bien sabemos que nada como el boca a boca para incrementar de modo sustantivo el valor de una Marca. La experiencia de usuario satisfecho no sólo con el producto sino con la conducta de la marca, genera una onda expansiva en favor de nuestra marca, algo que puede transformarnos en tendencia en medios sociales y dotar a esta Marca de una reputación no sólo buena sino resonante.

Y desde esta perspectiva, qué le diríamos a esa persona que refería al principio "no entiendo como otros con menos talento y profesionalismo que nosotros logran mas clientela que nosotros”.   Pues habría que revisar si ese competidor, está capaz desarrollando algo o mucho de lo que hemos comentado en este artículo y por ello ha conseguido estructurar una marca sólida, vender bien sus atributos (pocos o muchos), conectar con un público específico, generarle a éste una experiencia satisfactoria para lograr conquistarlo, fidelizándolo luego de modo activo y permanente, mientras que otros aún siguen creyendo que el saber mucho lo es todo. Ojo con esto, no equivoquemos el enfoque: nuestro cliente debe estar en la cima de la pirámide y no sólo sus necesidades sino sus intereses mas altos, esos que ya muchas marcas grandes han detectado y empezado a tratar en sus campañas de comunicación de Marketing de Contenidos.  

No hay fórmulas mágicas para el éxito, es verdad, cada cual puede aplicar lo aprendido de acuerdo a su particular punto de vista y por lo mismo, obtener éxito resonante ó fracasos involuntarios. Por ello hay que consultar, dejarse ayudar por quienes mas saben, ser abiertos a la crítica, entender que no necesariamente lo aplicado a una marca es util para otra, es tiempo de aprender a trabajar en comunidad y el entorno virtual se presta mucho para esto. Nuestra estructura sólida de Marca no es el pasaporte a un éxito irreversible. Es mas bien la pista de aterrizaje más conveniente para que nuestros potenciales clientes “quieran” trabajar con nosotros. No deje que su exito dependa solo de productos y servicios de turno: constituya su Marca. Y venda su Marca. Esa inversión nunca le dará saldo negativo. Porque su marca depende de Usted.

P.D. Les comparto este concepto de un renombrado experto como es Seth Godin.